Inspiración japonesa, la base de mi mundo.

Inspiración japonesa

Inspiración japonesa en la papelería, no sé que será, no sé que tendrá, pero lo que sí que tengo claro es que engancha. No sé si me atrevería a decir que es mi gran adicción y lo bueno es que ni mata ni engorda. Para saber si tu también eres adicto a la papelería tenemos que preguntarte ¿Eres de los que lleva siempre un cuaderno, bloc de notas o agenda en el bolso o la mochila? Si tu respuesta es sí, no hay dudas, eres de los nuestros.

¿Tienes alma sibarita?

Si eres de los que entra en una papelería y pierde la noción del tiempo eligiendo la mejor cubierta para su agenda, marcadores, diferentes bolígrafos, sabes de qué vamos a hablarte. Ser cuidadoso en la elección de estos materiales te hace ser un auténtico sibarita de la cultura de la papelería. Y te diré algo, si no conoces la papelería con inspiración japonesa o la forma de trabajar sus propios materiales, prepárate porque hoy te contamos todo lo que necesitas saber.

La cultura japonesa ha sido gran conocedora de las técnicas de impresión desde tiempos inmemorables. Su perfección en los grabados y las técnicas utilizadas solo por los mantras budistas hizo que el papel fuese un producto considerado de lujo, un lujo que solo los monasterios eran capaces de poder permitirse. Si bien es verdad que durante los siglos XVII y XVIII aumentó la alfabetización haciendo por tanto que la papelería empezase a ser más accesible, eso dio lugar por primera vez a que surgieran y se empezasen a conocer los grandes clásicos de la literatura japonesa.

Si algo me encanta de esta cultura y que hace que la inspiración japonesa esté presente en casi todos mis proyectos, es el mantenimiento de las técnicas orientales, las cuales empezaron a decaer tras el periodo EDO (1603-1868). Esto se debe a que con la unificación, la paz y la prosperidad se comenzó a trabajar con técnicas occidentales donde se producía con un papel más grueso y duro que podría fabricarse a máquina, haciéndose muchísimo más barato. Algunos de los papeles que trabajo, siguen siendo pura esencia japonesa, siendo posible solo su impresión a una cara dado el material tan fino y delicado. ¡Una auténtica maravilla!

Seguimos con más inspiración japonesa…

Una de estas técnicas que a mi me vuelve loca es el Katazome-shi, un método japonés de estampado en papel aplicando pasta de arroz y plantillas.

La manera de realizarlo sigue la técnica de decorar con plantillas impermeabilizadas con persimón (caqui), estampado en papel washi. Todo este proceso como os podéis imaginar está realizado de forma artesanal. Cada artesano realiza sus plantillas a mano para realizar la estampación. Las zonas que no han de impregnarse de tinte se cubren con una pasta de arroz, y se aplican con el pincel las zonas que sí se quieren teñir. Una vez se seca, se retira la pasta de arroz, sumergiendo el papel en agua, y extendiéndolo para su secado final.

Otra de las maravillas que trabajamos en Antara es el OBI. El obi es el equivalente japonés al cinturón que se utilizan en los kimonos. Estos comenzaron a usarse en el periodo Edo que os he mencionado anteriormente en el post. El obi empezó a usarse principalmente con una función práctica: evitar que los kimonos se abrieran.

Dentro de la inspiración japonesa que utilizo para mis proyectos, este singular complemento cobra gran importancia. Podrás encontrarlo representado en nuestro Album Obi. Este álbum buscar ser, ante todo funcional, como el mismo cinturón Obi. Si visitas nuestros diseños verás que destaca su delicado y hermoso aspecto. Lo mejor de todo es que destaca por su gran resistencia y versatilidad. Está realizado con papel piedra, porque le aporta resistencia al agua o a la grasa.

Si además te fijas en su textura, también valorarás el juego que da para guardar esas fotografías que sí merece la pena tener en papel (como hemos dicho antes y como gran sibarita de la papelería, si estás leyendo esto, seguro que eres de esas personas que todavía valoran las fotografías en papel). Destaca su elegancia y exclusividad plasmado en el exterior, realizado con un Obi antiguo, bordado en algodón y seda con una contraportada en rafia natural. Además, si nos centramos en el interior, las hojas son extraíbles, para que puedas utilizarlas a tu gusto y volver a incorporarlas a la encuadernación.

¿Qué te inspira a ti para crear? Descubre todo un mundo de inspiración japonesa navegando por nuestras redes. ¡Te ofrecemos miles de opciones para crear! Ya sabes, si tienes alma sibarita, la exclusividad de nuestro papel te hará ver lo especial que es su proceso de creación. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.