WAUGSBURY EN LA ACADEMIA

Antara resuelve los problemas del Nilo.

 

WAUGSBURY EN LA ACADEMIA 1

 

El ambiente de aquel aula se podía definir como el de una enorme olla express con el caldo  a punto de ebullición. Era tal el tumulto en la sala que, como en el caso del electrodoméstico ya solo faltaba el gran pitido final que advirtiese que la cocción había finalizado.

El motivo de tamaña discusión se encontraba en el reto de reconocer la localización geográfica exacta de las fuentes del Nilo, un lugar tan recóndito de la selva centroafricana que a pesar de las ya numerosas expediciones enviadas, no existían evidencias concluyentes de la situación de tan preciados manantiales.

En medio de la baraúnda de opiniones, a cual mas radical y exaltada, el único académico que permanecía sentado y callado era el Dr. Waugsbury,  miembro de la Real de Geografia e Historia que encarnaba la cualidad de haber permanecido ausente de la metrópolis londinense durante los tres últimos años.

Waugsbury extrajo con calma del bolsillo interior de su sahariana una pistola de pequeño tamaño pero, dada la magnitud de la detonación que provocó al ser disparada, sin duda de gran potencia.

WAUGSBURY EN LA ACADEMIA 2

Tanto fue asi que todo el auditorio repentinamente calló y como si solo existiese una sola mirada, el únicomovimiento que podía ser percibido era el de la pequeña y oscilante columna de humo que brotaba del cañón de la pistola de Waugsbury.

Antes de que nadie pudiese reaccionar,
nuestro doctor apuntó su arma al gran mapa de Africa que  colgaba prendido en la pared frontal del aula magna e hizo blanco en el justo lugar donde a partir de aquel momento y hasta nuestros días se reconoce unánimemente por parte de la mejor doctrina el nacimiento del principal río del continente africano

WAUGSBURY EN LA ACADEMIA 3

“¿Pero cómo…?”Acertó a balbucear uno de los mas ancianos académicos.

“Es relativamente sencillo” replicó Waugsbury “claro siempre que se cuente con un cuaderno ANTARA”

Y creando esta nota de intriga en el auditorio desenrrolló el cuadernoAntara que portaba en el interior de su bota de montaña. En realidad, expuso una preciosa y muy preciada agenda de viaje ANTARA, un objeto específicamente manufacturado para satisfacer las particulares necesidades del famoso explorador, hecho de materiales nobles, resistentes y naturales.

“Señores de la Academia, el problema es saber cuál de las fuentes que inundan la zona del lago Victoria, es la madre del río madre de todos los ríos. Fui tomando muestras del agua de cada manantial y como todas parecían iguales, pues a fin de cuentas todas aguas son, impregné cada página de mi cuaderno ANTARA con un agua de manantial diferente. Hecho eso ya tan solo había que volver al rio Nilo, teñir mi ANTARA con su agua y comprobar a cual de todas correspondía”.

Fue tal el éxito del papel y de los objetos ANTARA a partir de aquel famoso acontecimiento que su diseñadora, fabricante y vendedora (que todas son la misma persona) tuvo que retirarse del comercio y mantener un suministro prácticamente secreto de toda su creación.

WAUGSBURY EN LA ACADEMIA 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *