BLOG

La ruta de las mejores papelerías de Nueva York

640 360 Antara

Nueva York es uno de los principales destinos turísticos en todo el mundo. Cada año, millones de turistas llegan a la ciudad que nunca duerme para dejarse conquistar por sus tremendos rascacielos, por sus imponentes monumentos y por la cultura norteamericana. Pero en los últimos tiempos, con el éxito del scrapbooking, del DIY, el cardmaking o los diarios personales, cada vez son más las personas que aprovechan su visita a la Gran Manzana para conocer algunas de las papelerías más emblemáticas no solo de la ciudad, sino de todo el mundo.

leer más

Cuadernos de viaje

¿Por qué los cuadernos de viaje son el diario ideal de los más viajeros?

800 532 Antara

Pocas cosas hay tan gratificantes en este mundo como viajar. La posibilidad de conocer nuevas culturas, de explorar partes del mundo totalmente desconocidas, probar nuevas cocinas y vivir trepidantes aventuras es algo que no se puede explicar con palabras y que quedará para siempre en nuestra memoria. Desde ANTARA queremos hacer que desde ahora, cualquiera de tus viajes también quede plasmado en cuadernos de viaje, a los que podrás acceder cada vez que quieras reír, llorar y, en definitiva, volver a revivir momentos únicos e irrepetibles. ¿Te gusta la idea? leer más

Diseñar agendas personalizadas

10 Claves para Diseñar Agendas 100% Personalizadas

750 501 Antara

Citas destacadas, reuniones productivas o fechas inolvidables. En el interior de una agenda se resume parte de nuestra vida profesional y personal, actuando en muchos casos como testigo de nuestra memoria. Entonces, ¿por qué no imprimir carácter y distinción a este particular cuaderno? Hoy compartimos contigo algunos secretos para diseñar agendas personalizadas que sean un reflejo de tu esencia, tan únicas e irrepetibles como tú. ¿Aceptas el reto? leer más

WAUGSBURY EN LA ACADEMIA

150 150 Antara

Antara resuelve los problemas del Nilo.

 

 

El ambiente de aquel aula se podía definir como el de una enorme olla express con el caldo  a punto de ebullición. Era tal el tumulto en la sala que, como en el caso del electrodoméstico ya solo faltaba el gran pitido final que advirtiese que la cocción había finalizado.

El motivo de tamaña discusión se encontraba en el reto de reconocer la localización geográfica exacta de las fuentes del Nilo, un lugar tan recóndito de la selva centroafricana que a pesar de las ya numerosas expediciones enviadas, no existían evidencias concluyentes de la situación de tan preciados manantiales.

En medio de la baraúnda de opiniones, a cual mas radical y exaltada, el único académico que permanecía sentado y callado era el Dr. Waugsbury,  miembro de la Real de Geografia e Historia que encarnaba la cualidad de haber permanecido ausente de la metrópolis londinense durante los tres últimos años.

Waugsbury extrajo con calma del bolsillo interior de su sahariana una pistola de pequeño tamaño pero, dada la magnitud de la detonación que provocó al ser disparada, sin duda de gran potencia.

Tanto fue asi que todo el auditorio repentinamente calló y como si solo existiese una sola mirada, el únicomovimiento que podía ser percibido era el de la pequeña y oscilante columna de humo que brotaba del cañón de la pistola de Waugsbury.

Antes de que nadie pudiese reaccionar,
nuestro doctor apuntó su arma al gran mapa de Africa que  colgaba prendido en la pared frontal del aula magna e hizo blanco en el justo lugar donde a partir de aquel momento y hasta nuestros días se reconoce unánimemente por parte de la mejor doctrina el nacimiento del principal río del continente africano

“¿Pero cómo…?”Acertó a balbucear uno de los mas ancianos académicos.

“Es relativamente sencillo” replicó Waugsbury “claro siempre que se cuente con un cuaderno ANTARA”

Y creando esta nota de intriga en el auditorio desenrrolló el cuadernoAntara que portaba en el interior de su bota de montaña. En realidad, expuso una preciosa y muy preciada agenda de viaje ANTARA, un objeto específicamente manufacturado para satisfacer las particulares necesidades del famoso explorador, hecho de materiales nobles, resistentes y naturales.

“Señores de la Academia, el problema es saber cuál de las fuentes que inundan la zona del lago Victoria, es la madre del río madre de todos los ríos. Fui tomando muestras del agua de cada manantial y como todas parecían iguales, pues a fin de cuentas todas aguas son, impregné cada página de mi cuaderno ANTARA con un agua de manantial diferente. Hecho eso ya tan solo había que volver al rio Nilo, teñir mi ANTARA con su agua y comprobar a cual de todas correspondía”.

Fue tal el éxito del papel y de los objetos ANTARA a partir de aquel famoso acontecimiento que su diseñadora, fabricante y vendedora (que todas son la misma persona) tuvo que retirarse del comercio y mantener un suministro prácticamente secreto de toda su creación.

DOCTOR WAUGSBURY, SUPONGO

150 150 Antara

 

Sabía que su nombre era Waugsbury porque así rezaba la portada de su inseparable cuaderno de viaje. Mientras huía a través de la inexpugnable maleza de la selva congoleña, tratando de evitar ser presa de cazadores antropófagos, nuestro explorador ya no recordaba nada, nada, salvo que aquel suntuoso cuaderno que aferraba con su mano, era nada menos que un ANTARA, y eso (ignoraba la razón) le infundía una enorme sensación de seguridad.

Lord Waugsbury había logrado ser el único superviviente del ataque nocturno a su campamento, sabido es de todos que los Ngoros no hacen prisioneros. En su huída había anotado en una de las páginas de su libreta los últimos datos de su situación y sabedor de que el veneno de aquella flecha que le alcanzó pronto le haría perder la memoria, con su dedo untado en sangre había bosquejó el recuerdo de su destino en las páginas de su Cuaderno de Viaje ANTARA, probablemente el único objeto de escritorio conocido que admite sin deterioro alguno todo tipo de transcripción.

Semanas mas tarde, siguiendo el rastro del Doctor Waugsbury, encontramos su cuaderno de viaje expuesto sobre unas rocas del recóndito macizo Mutiu. A pesar del tiempo transcurrido, del maltrato físico a que sin duda aquel cartapacio había sido sometido y el defectuoso material tintado  que había sido utilizado para escribir, (luego supimos que se trataba de la propia sangre de su autor) llamó nuestra atención la nobleza de aquel bello objeto que resistiendo los avatares de su exposición a la intemperie, aun seguía siendo lo suficientemente atractivo y suntuoso como para que el destino del insigne aventurero Dr. Waugsbury quedara indeleblemente plasmado. Por supuesto plasmado en las magníficas páginas  color crema de su legendario Cuaderno de Viaje ANTARA.

ANTARA Y LA ARENA DEL DESIERTO

150 150 Antara

 

Antara Pass

 

Lord Waugsbury se banboleaba  recostado sobre la jiba del dromedario que le transportaba a través de las arenas contiguas a las grandes Pirámides, manteniéndole a buen recaudo de la tortura de ascender para luego tener que descender las dunas del desierto que transitaba.

Lord Waugsbury  extrajo del bolsillo de la sahariana su agenda ANTARA, la misma que su esposa le había obsequiado  justo en los muelles de Londres al partir, sabedora de que era precisamente ese objeto la mejor manera de mantenerse a su lado durante una expedición que Dios sabia durante cuanto tiempo le iba a mantener alejado de su compañía.

Lord Waugsbury  apoyó su ANTARA en el regazo para tomar nota de algunas reflexiones y al abrir uno de los múltiples apartados de aquella legendaria agenda (aquel nombre no le agradaba al Lord, para el, sin duda,  se trataba de “un cuaderno de viaje”), comprobó que cientos de granos de la fina arena del desierto, corrían de arriba abajo  para perderse en el aire y regresar a su desértico origen natural. Las blancas páginas de color crema motivadas con diferentes iconos viajeros, quedaron resplandecientes, completamente planchadas y dispuestas para recibir cualquier tintado mensaje que Lord Waugsbury quisiera sobre su superficie impresionar.

“Curiosa manufactura adopta este compañero de papel y piel” pensaba el explorador  “ es ligero , se nota cosido a mano y tan flexible y manejable que se diría hasta frágil,  pero nada mas alejado de la realidad. Este cuaderno de viaje ANTARA “ se le oyó decir a Lord  Waugsbury  “es como la arena del desierto: imperceptible y cómodo mientras esta guardado y en reposo y atractivo y suntuoso cuando lo tomas en tus manos. Además de indestructible y absolutamente imposible de suplantar, como la arena del desierto”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar